Páginas vistas en total

martes, enero 30, 2007

Lejos



Tiene tu voz el tinte de la tarde

y una sombra de sueño

se deshace en el hueco de tu brazo.

Con la prisa de un viento sin esquinas

se desdibuja el mar entre tus manos,

y se derrama, inmenso,

como una nube negra y destructora.

Crecen todos mis días

con la boca entreabierta de deseo,

con los labios que tiemblan

en la llegada densa de tu cuerpo.

La voluntad no existe,

el minuto se pierde

en la ventana abierta de tus dedos.

Imagino tus ojos,

tus dedos susurrantes,

y ese violento abrazo

que rompe mis recuerdos.

Quiero besar tus labios.

Y volver a este mundo donde tú ya no existes.




jueves, enero 11, 2007

Sueños Ignorados


Ser una sombra sola no es lo que yo escogí.
Con su susurro el agua construyó mi destino
y elevó densas nieblas para ocultar tus manos.
Te buscaron mis sombras ante el abismo abierto

y fueron en tus ojos mis miradas ardientes,
las burbujas de besos en ecos desmedidos,
los abrazos de carne trémula y conjugada,
y el sabor de tu cuerpo en mis labios cansados.

En nuestra propia piel soplaron vientos cálidos,
lluvias de mar y fuego en la noche distante,
Ilusiones de aire en sueños ignorados,
donde tu voz me llama con su ardor imbatible.

Enciérrame en tus brazos con la noche que acaba
como un papel doblado en el borde del mundo,
mira cómo me entrego a tus ojos dulcísimos
y vuelvo a tu caricia sin mirar hacia atrás.

Poesía En Audio

Bajar

viernes, enero 05, 2007

Niebla


Suelo encontrar tu voz

en la niebla perdida de las estaciones.

Sube tu aliento ingrávido

a las nubes calcáreas,

y se detiene , inmenso, en la mitad del cielo.

Unos leves minutos mis manos se aceleran,

encuentran la densidad perfecta

en tus ojos cercanos.

El aire me susurra,

abre su luz indefinible

ante los labios mudos del silencio.

Y el minuto me aplasta

en su inquietante espera.

Llega tu abrazo suave

en la caricia eterna de las nubes,

y se detiene, apenas, para que yo lo vea.

Un antiguo dolor

repta hasta los abismos más secretos,

y se posa, dulcísimo,

en el dibujo quieto de tu boca.



Bajar