Páginas vistas en total

domingo, junio 24, 2007

Gorgonas


Hay que reconocer las balas en el cieno,

y escuchar a la sangre

que murmura en las venas.

Hay que saber bañarse en las tumbas cercanas,

y dejar para siempre el amargo recuerdo

de unos labios ausentes.

Tengo que sumergirme en los charcos de angustia

y salir renovada,

agradeciendo el aire.

Sentir en plena cara los aullidos del miedo,

y encarar a la noche

con un doble silencio:

Uno, por ser metálica, inmune a sus venenos.

Otro, por encontrarme al borde del abismo.

Y saber arrojarme.

Y ahora cuento con eso:

Con toda la impalpable certeza de estar conmigo misma.

viernes, junio 08, 2007

Literatura nueva

El joven poeta Jorge Santana es un hombre del barroco, con el vitalismo propio del renacimiento pero con la retórica difícil y estudiada del siglo XVII español. Pero también es un hombre de su tiempo, y si nos deja ver la amargura y el desencanto, también deja traslucir la carcajada del que se ríe de su sombra.

La “Psique” nos ofrece una visión antitética, basada en las propias contradicciones de un alma en plena ebullición. El autor relata los cambios, los altibajos, las alegrías y las penas con un lenguaje al más puro estilo gongorino. De una manera inmediata, captamos el uso repetido y violento del hipérbaton, con ciertas fórmulas sintácticas que manifiestan la latinización del lenguaje típica del culteranismo. En todos los poemas, casi sin excepción, podemos observar este recurso literario.
Es importante el uso reiterativo de los contrastes mediante fórmulas sintácticas que comparan, yuxtaponen o simplemente presentan dos términos. A veces no existe la contraposición, sino que se ofrecen dos alternativas de las que una resulta más apropiada según el momento: recordemos “los dos jardines bellos”, uno de las alegrías y otro de las penas, pero los dos hermosos y llenos de flores. La vida y la muerte, los sueños y las desilusiones, el gozo y el martirio, la amistad y la enemistad, el bien y el mal, se dan la mano de una manera totalmente imprescindible. Santana lo resume en estos versos:

Si me dan, porque me dan,

si no dan, porque no quiero.

Y se llega a la paradoja: “Llora por andar gozoso”, la soledad es la confidente del poeta, la grandeza de lo pequeño, como el átomo.

Las palabras cobran especial vida y autonomía mediante las personificaciones a las que las somete el autor, apoyándose, en numerosas ocasiones, en el apóstrofe: “ pobre cerebro!, ¿por qué acero me supones?”, “Qué sabia eres, mi vida”, “corazón grita: ¡Homicida!”, “dame, psique, final suerte” ...

El uso de la redondilla suaviza este tono culto y moralizador, acercándolo al gusto de lo popular y cotidiano. El ritmo se hace liviano merced a los metros cortos y a los paralelismos ensayados. Todo se baja así al nivel del lector y lo hace partícipe de su complicidad. La omisión de determinantes actualizadores incide en esta actuación y a la vuelta de los primeros poemas se hace compañía inevitable e imprescindible.

Los poemas de Santana ofrecen al intelecto un perfume sutil, lleno de los procedimientos habituales: la metáfora es sacudida desde todas sus posibles perspectivas. Y el ambiente se impregna de sus esencias. A los sentidos se les ofrece, en cambio, una música concorde, plena de una armonía mágica y, en algunas ocasiones, sobrenatural.

Lo más hermoso de todo es que, tras la lectura de la “Psique”, encontramos caminos conocidos, sendas iluminadas, ritmos dulces y familiares, colocados a lo lejos, pero extrañamente cercanos. Parece que estemos encontrándonos a nosotros mismos.

Leer a Jorge Santana es, además, una alegría para el corazón. Sus palabras son suaves y dulces, como la amistad que nos une hace tanto tiempo; su ritmo poético llena las venas de nostalgias y sueños; y sus versos cálidos nos traen los aires de su tierra atlántica. Toda una delicia para los cinco sentidos.

Jorge Santana: http://www.jorgesantana.us/

Si desean adquirir su libro en linea pueden hacerlo desde Casa Del Libro o desde la editorial www.latierrahoy.com. En Espana lo pueden adquirir en librería.