Páginas vistas en total

sábado, octubre 07, 2006

Lluvia dulce



Llueve sobre las calles.
Con un soplo de tiempo
se estremecen los ecos de la noche.
¡Cuántos sueños distantes
se agotan en el borde de tu risa!
¿Qué será de tu luz
y de tus manos suaves?
¿Dónde estará el cristal de tu sonrisa?
Lejano, con el viento
se reaviva el incendio
y se derrama, como una gran pupila,
bajo la última estrella.
Sueños de los planetas,
soledades herméticas,
explosión de los dedos
sobre la carne muerta.
Y este amargo dulzor
de las esperas.

Atahualpa Yupanqui, A que le llaman distancia?

Descargar

21 comentarios:

santana dijo...

hermoso mi manuela, mi maja poeta, que dichoso me siento cuando escribes asi, com si fueras mi hija y me llegas a casa con muy buenas calificaciones en la escuela, me encanto.

besos y demas

Darilea dijo...

LLuvia reparadora para almas
que caminan en el silencio.
Besitos Manuela.

Rafael P.Q. dijo...

Hola Manuela:
Observo que tienes tendencia a escribir sobre el desamor, lo triste, las esperas, y la verdad es que lo haces bien, aunque desde donde dices lo de los sueños de los planetas hasta la carne muerta no consigo descifrarlo. En fin , ya sabes que a veces soy cortito..¡jaja¡
Pero vaya, que a mi me gustaria mas que escribieras, de vez en cuando, algo alegre.
Que tengas buena semana, poeta.
Un abrazo.

El Navegante dijo...

Además de encandilarme con la dulzura de tus versos, los has acompañado en eprfecta sincronía, con uno de los grandes artistas que lamentablemtne se autoexilió de nuestra tierra, para dejar en Francia sus ultimos cantos.
Qué suerte que un alma tan sensible como la tuya, haya conocido y seleccionado, otra en paralelo , gaucha , medio india, la del trovador máximo de nuestro floklore.
Es un orgulo haber recibido esta grata sorpresa, de tus delicada inspiración ante todo, y de don Atahualpa como broche de oro.
(Tengo algunos hermosso temas de él, sin compromiso alguno , los pongo a tu disposición vía mail)
Un besazo, gauchita maja.

ybris dijo...

"Ese amargo dulzor de las esperas"
Me gusta como colofón de la lluvia, la distancia y los sueños lejanos.

Besos.

celemin dijo...

El soplo del tiempo hará que las nubes de la tristeza se disipen y el sol de la alegría brille de nuevo...

(veo que no soy el único que tiene problemas para entenderte :-)

Manuela dijo...

Sí, pero CEL, tú eres el que menos me entiendes de todos.

Franci dijo...

Soledad, distancia, lejanía, esperas…
Estas palabras juegan con los sentimientos… y a menudo ese juego no es agradable ni dulce y despreocupado.
Precisamente amargo…
Te abrazo fuerte.

Dilaca dijo...

La lluvia tiene la magia de despertar los recuerdos y avivar los que nos hablan de algún amor que ya fue.
("Llueve sobre las calles.
Con un soplo de tiempo
se estremecen los ecos de la noche.")
Y entonces, surgen como desde la nada, preguntas y más preguntas sin el interlocutor que nos responda.y. "Lejano, con el viento
se reaviva el incendio
y se derrama, como una gran pupila,
bajo la última estrella"...
ENTiendo luego, que resu,es los sentimientos en las metáforas" Sueños de los planetas,(Por imposibles)
soledades herméticas,(porque las guardas para tí)
explosión de los dedos
sobre la carne muerta.(porque sientes tu esplendor de la sangre, que no encuentra cauce que le de vía para expresarse)...
"Y este amargo dulzor
de las esperas."... (excelente remate)

Nota: si me he equivocado en la interpretación, valgan los perdones. Nuestras palabras dejan de ser nuestras cuando otros las leen y las interpretan.Lo bueno, es que siempre sirven.
Un abrazo.

Rafael P.Q. dijo...

Claro que sirven las palabras. Como a mi.
Te quedo agradecido, Dilaca.

Manuela dijo...

Gracias, Diana. Has hecho lo que yo debía hacer. Se nota que eres una profesora excelente. Tienes razón: las palabras dejan de ser de uno en el momento en que se comparten . Eso es lo más hermoso de todo. Sobre todo, compartirlas con alguien como tú.
Un abrazo

angel dijo...

Y este amargo dulzor de las esperas. Magnífico remate de un poema con aroma de lluvias estivales.

Saludos....

Luis Amezaga dijo...

El agua puede ser dulce en su caída o aguacero en la pasión perdida. Recuerdo otros caminos sollozantes de sirimiri.

Luis Amezaga dijo...

El agua puede ser dulce en su caída o aguacero en la pasión perdida. Recuerdo otros caminos sollozantes de sirimiri.

Fernando Sarria dijo...

¿Quién dijo que la soledad no es a veces la última esperanza?, recojamos en nuestras manos todas las luces de la noche, amemos mientras sea preciso y posible...pero siempre hay una sombra tras el largo silencio del alba....un saludo

Franci dijo...

Pasaba a saludarte... y a decirte que he linkado tu blog al mio. Espero no moleste… besos…

Anónimo dijo...

Se derrama como una pupila... me gusta y el resto del poema también, claro.

Tango dijo...

" y este amargo dulzor de las esperas" ...

qué bellas palabras Manuela.

Te agradezco por insistir en tu comentario, eres bien benida y bien recibida siempre en esa milonguita nuestra.

Abrazo de Tanguero

angel dijo...

Lo vuelvo a leer, desdpués haberlo hecho unas semanas atrás y confirmo, al hacerlo, la rotundidad del endecasílabo fragmentado en dos líneas que cierra el poema bastaría para escuchar el mecanismo de relojería que es, en sí, este pluvial y buen poema. Gracias por compartirlo.

Natán dijo...

"Cuantos sueños acaban en tu sonrisa"

Llueve sobre.
Siempre sobre.
Bajo el cielo.

Anónimo dijo...

"¿Qué será de tu luz
y de tus manos suaves?"

Bueno tal vez ese astro esté acariciando con sus rayos e iluminando con su presencia otras tierras.