Páginas vistas en total

jueves, marzo 29, 2007

Reconocimiento

(Odiseo se ató al mástil de su embarcación para no sucumbir al canto de las sirenas)


Te reconozco, sí.

Me reconozco en ti.

Y vuelven,

desde el temblor dulcísimo del viento,

los ecos de tu boca.

Regresan las miradas

cómplices en la hierba,

y vuelve la dulzura

que empaña tu sonrisa.

Pero con ellas vienen las esperas interminables,

ese dolor de huida que hace llorar al corazón,

ese cristal mojado de lo que no se entiende.

Con ellas viene el miedo

a perderte otra vez.

21 comentarios:

Fernando dijo...

El amor es un milagro que sólo tiene asegurado el recuerdo...besos

Leopoldo Yerbabuena dijo...

...Sé lo que es ese miedo, querida amiga...

...Es tan largo el olvido...

...Y sin embargo no olvidamos el sabor de su boca...

manuel_h dijo...

y que sin lo uno lo otro sea poca cosa!

zeze dijo...

Hola
Hay passado para mirar lo nuevo post, yo tambien tengo nuevas

Te espero

Besos

ybris dijo...

Justo por eso se ató Ulises.
Y es que hay recuerdos que uno no se quiere perder. Pero no quiere dejarse arrastrar por ellos.

Besos.

RAFAEL dijo...

Si, pero........ hay ecos que no se pueden resistir.
Un día escribí un poema en el que una argonauta le decía a Jasón y a sus compañeros que no aguantaba, que abandonaba el Argos, que se iba al mar detrás de una sirena.
Algo relacionado con esto.

EL ADIÓS DEL ARGONAUTA

Orfeo, no cantes,
déjame saltar por la borda,
abandono el Argos,
quedaos con el vellocino de oro,
quedaos con el mundo.
Jasón, escucha,
yo no tengo el mar
¿Quién lo tiene?
nunca será mío,
pero él me acogerá
para siempre.
Dejadme ir, amigos,
dejadme soñar
que esa melodía
que viene del agua
me llama a mí.
Si, me llama,
ya no soy argonauta,
ya no soy hombre,
ya solo soy de ella,
la que nunca me tendrá.
Adiós, mis amigos,
me voy a ahogar
en una sirena.

Rafael
20 de Mayo de 2006

Franci dijo...

Me pregunto si a veces no hubiera sido mejor perderse en el canto de las sirenas mas bien que luchar para no sucumbir... besos amiga!

fgiucich dijo...

Los ecos que traen lágrimas y risas. Abrazos.

ElPoeta dijo...

Manuela, qué palabras más hermosas para describir un sentimiento tan desolador... Algo pesimista ¿no? A veces merece la pena correr el riesgo y escuchar el canto de las sirenas. besos,
V.

la vida tombola de amor dijo...

que bello mi manuela, "dulcisimo" esa palabra como me encanta que la uses, se te oye tan, tan, dulcisima.

besos maja mía, me voy a nadar con la sirenas, no tardo.

BELMAR dijo...

la idea no es destuirse... sino por el contrario re-construirse... hacerse unio mismo! (esa es la metafora de Artaud) no es literal!

celemin dijo...

Por fin algo que puedo leer :) sin, al terminar quedarme con la sensación de no haber entendido nada.

Una curiosidad:

Escribes muchas veces cosas como: "desde el temblor dulcísimo del viento" en las que pones el adjetivo detrás generando para mi gusto cierta tensión. ¿lo haces intencionadamente?

Viriz dijo...

no es la primera vez que paso a leer por aqui, pero si la primera vez que comento, simplemente este lugar me gusta bastante.

Ecos...como todos comentan... yo los prefiero cuando son bueno y los mato cuando son desastrozos... ecos...repeticiones casi inecesarias de vivencias pasadas...

besos!

El detective amaestrado dijo...

Prometo no atarme al mástil, y dejarme seducir por su canto...

Loredana dijo...

en amores?

Luis Amezaga dijo...

Nos reconocemos, al menos hasta que cambie la dirección del viento.

gonzalo dijo...

me gustaría navegar por auqellas aguas de sirenas.

no me amarraría al poste, bajaría con ellas a lo profundo.

Edge dijo...

A veces es necesario amarrarse al mástil para no sucumbir ante la belleza femenina.

SalU2
T.

PELOPONESO dijo...

cuando el amor esta presente, el miedo y la seguridad pierden solidez y se vuelven volubles a las emociones...el amor puede quebrar mil paredes de fierro sólo porque el sentimiento es más profundo...

gracias por la visita, me salió un buen trabajo por Lima y tuve que postergar el viaje, en un par de meses será, esos espero hasta el momento

cuidate, y que viva la poesía

Joan

Anadell dijo...

miedo, esa sensacion que nos hace, no hacer tantas cosas. muy bonito por cieto

Francisco Ortiz dijo...

Qué lástima que tantas veces amar sea temer.