Páginas vistas en total

martes, noviembre 06, 2007

Una dirección


Nadie sabe qué hacer

en este cuerpo de sombras que nos arrastra ante las puertas del invierno.

Con unos ojos que duermen entre las nieblas del corazón

salen a buscarte mis manos temblorosas.

Pero tú te alejas en los vapores tibios de la noche.

Y tu desesperanza parece atarte al mundo.

Negra es la noche negra ante el fuego inquietante de las voces.

Las palabras se pierden en laberintos huecos,

llenos de sombra y miedo.

Casi un grito del mar.

Y el pasado se extingue como una llama muerta

ante el cadáver fresco de la ausencia.

Dices que en situaciones cambian hasta los dientes

y los labios reciben la inyección de la vida.

Pero el dolor no aguanta y recibe sus plumas para volar un día.

No sé por qué parece que en una catacumba se sepultan las horas supremas del hastío.

Volver. Llegar de nuevo.

El alma se destruye con un solo soplido.

Ojalá que tus sueños lleven algo del viento entre sus alas grises.

26 comentarios:

ybris dijo...

Ya echaba de menos un poema tuyo, Manuela.
Ha merecido la pena esperar.
Yo creo que sí hay quien sabe qué hacer ante las puertas del invierno desde las nieblas del corazón:
Buscar, volar, volver, soñar...
Los sueños llevan siempre algo del viento entre sus alas grises.

Precioso.
Gracias y un beso.

fgiucich dijo...

Versos de una profunda melancolía. Saber encontrar la dirección adecuada no es fácil. Abrazos.

Chechu Arroyo dijo...

Hola Manuela:

He leido este poema y/o pensamiento tuyo. Me gusta y veo, tal vez, un sentimiento deprimido.

Te he agragado a "Caminos de tinta"

Saludos cariñosos.

The_Last_Dance dijo...

Es un mensaje demasiado cifrado, sólo el hablante sabe a qué le habla, entonces, trataré de adaptarme, lo intento.

Ojala tuviera la clave de La Polaridad en mis manos.

JuanSecaira dijo...

estimada manuela.
los dos últimos versos llevan la carga de lo efímero del tiempo, es decir, de todo. Esas almas que buscan reconstruirse o reconocerse, inmersas en un mundo de hastío.
Muy evocador y doloroso, bellamente doloroso.

Rodolfo N dijo...

Precioso soplido poetico, dulce y tierno.
Besos

El Navegante dijo...

Esas alas grises, tal vez logren ser cualquier día de éstos, tan imponentes como las de un águila, bella y noble ave, que no es de huir precisamente.
Al reconocer lo que desea, lo toma y lo lleva valientemente consio, aún siendo el peso superior a ella.
Tal vez cualquier día de éstos, quien aún no ha adquirido la categoría de águila, pues sus alas grises baten oscurdades y olvidos, salga de su crisálida, y perciba el tesoro que podría coger para elevarlo hasta las cimas, y escuchar sus dulces versos desde lo alto, para siempre.
Un besazo lleno de admiración , y deseándote sientas el arribo del majestuoso.

In Pena dijo...

/clap
Trágico y emotivo. Un etéreo reflejo del lánguido amanecer de la vida, en la cual estamos acostumbrados a caer sin cesar...
"Ojalá que tus palabras sigan siendo así de inspiradoras y nada sea capaz de marchitarlas..."
Un beso, cuídate.

Gerardo Omaña dijo...

Como un susurro acompañaré tu sombra
para llamar los verdes del destino
a envolvernos los dos en un abrazo
como un delirio de notas bailarinas.

Recibe un abrazo en tu alma.

morgana dijo...

uuu!! solo estaba pasando y lei tu lindo poema!
felicidades es realmente bueno :D

Libro abierto dijo...

Muy invernal.

Rodolfo N dijo...

Muy hermoso y nostálgico poema...
Besos

Arcángel Mirón dijo...

Un soplido basta para destruir el alma, pero tiene la capacidad de regenerarse una y otra vez.

:)

Un abrazo!

El Navegante dijo...

Gracias por tu hermosa visita, como verás ya vuelve el barco solito doonde saber que hay aguas mansas y paisajes bonitos.
Un besazo, poetisa.

Luis Amezaga dijo...

El amor gratificante siempre tiene dientes.

BELMAR dijo...

un abrazo para tí...

BELMAR dijo...

;)

Delacroix dijo...

Y estés ahí,

así,

pärä tudo.

Víctor Manuel dijo...

La última línea es bella.

mia dijo...

seguro que al leerte llevará viento en sus alas grises...
precioso,ojalá le lea...
besos

Anónimo dijo...

Las noches pueden ser aún más oscuras cuando abrazamos sombras inmunes a las caricias... poema tan frío como la noche de hoy, un poema inquietante y hermoso Manuela... ya echaba de menos volver a leer un poema tuyo... Un abrazo.

David C.

AiRE dijo...

NENA, CUANDO VAS A APARECER OTRA VEZ???

ANIMO Y SIGUE ESCRIBIENDO, ME HACE FALTA.

UN BESO.

AiRE DE JAEN

Edge dijo...

Los sentimientos florecidos luego del poema han sido de angustia...

Creo que necesito golpes de alegría!

SalU2
T.

hack de man dijo...

Con lo bien que se está en casa calentito pudiendo hacer muchas cosas buenas, terrenales y metafísicas... que viva el invierno!!

ElPoeta dijo...

Bellísimo, querida Manuela... Tus versos melancólicos desbordan en evocaciones llenas de sentimiento. Un beso, amiga,
V.

angel dijo...

Muy bueno, la atmósfera del ir y venir, del eterno retorno que es oscilación en aparente sincronía del pasado con el futuro, dichos en tiempo presente desde un laberinto de huecos. Un gusto estar aquí.

Saludos...