Páginas vistas en total

domingo, marzo 09, 2008



Pude creer cuando la vida abierta
se entregó ante el silencio de la muerte,
y se encerró en sus rosas corrompidas
como una mano aislada de su cuerpo.
Pude encontrar lo que nunca esperaba,
y, al volver del camino, rescatar la esperanza.
Pudo ser una historia sin violentos finales
pero tembló en la sombra el cuchillo del odio.
Yo ya me lo temía.
Algún hilo de cobre
se mezcló en mi cabeza con humores malignos:
Son simples conductores de materias inertes
que llevan en sus filos las cadenas de vida.
Y lo supe desde antes.
Cuando el dolor terrible me corrió por las venas
un espasmo de miedo se electrizó en mis ojos.
Y se helaron los vientos.
Respirar es temible.
Las miradas se arrastran con sonidos de mármol...
Si alguna vez hubo un alma entre estos duros huesos
debió de estar inerte, muerta sin más remedio.
La caricia de un hombre es más fuerte
que el calor asesino de los labios,
y despertó la sangre ante los hilos de la vida
cuando tu voz borró las palabras del miedo.
Ya no puedo ser yo.
Todas mis estructuras se estremecen.
Pero vuelven las flores, los vahídos extraños,
y ese llanto galáctico que sacude tus hombros.
Viene la realidad, mucho más espantosa
que esta locura hueca que sacude mi mente.

16 comentarios:

ybris dijo...

Te desquitas bien cuando vuelves.
Muy hermoso todo a pesar del dolor terrible.
Duele ese
"Viene la realidad, mucho más espantosa
que esta locura hueca que sacude mi mente."

Muchos besos

Jack dijo...

Sin título me cuesta, tenemos una conversación pendiente los dos.


Jack
***

prosasypixeles dijo...

Mi admiración, Manuela. La tristeza hace fecundas tus palabras y las hace reverberar en los sentidos del lector.
Un abrazote.
Rafa.

Víctor Manuel dijo...

Hola Manuela, intensa como siempre.

ALBERTO NAVERO dijo...

He venido a visitarte de muy lejos MAnuela,a su vez, agradezco tu visita. Hermosos tus blogs, hay mucho que leer y leerte con absoluta detención, porque cada palabra, cada verso vibra y clama con su voz de huesos y carne.
Abrazos
A. Navero

TIFY dijo...

hello Mi maja Manuela..

timón de sensaciones encontradas, dolor de saciedad sin decir nada.
pasajero, e ilusion de ver volver las flores..
como siempre precioso maja..

por ahora mi viaje a tierras lejanas esta en papelado, jaja luego te contare pero prometo ir y ya veras me tendras que recitar algo.

besos muy lejanos desde el otro lado del charco,


Tify

fgiucich dijo...

Una historia que conmueve. Abrazos.

ricardo flores dijo...

el final.

Pablo Rumel Espinoza dijo...

Entonces despersonalizate al lado de alguien que valga la pena.

Soplidos para ti!

Nuevo Icaro dijo...

Estremecedor, aunque creo que lo realmente
estremecedor es cuando la locura de la mente y la realidad se entremezclan, en un amasijo de formas
que hacen imposible distinguir unas de otras.

Humanoide dijo...

esnob

Anónimo dijo...

mi niña preciosa, te extraño tanto, vengo y tus poemas lejos de soprender me hacen suspirar algunas espinas comunes. es una sensacion intensa, te robo tus versos para plagiarlos en mi boca cuando lleguen esas noches deserticas.

te quiero mucho mi manuela, cuidate mucho, y no dejes de escribir, es lo unico que al final tenemos

PELOPONESO dijo...

hola manuela!, aqui pasando a visitar, estoy con nuevo blog personal, aloha from joan, cuidate, nos leemos

prosasypixeles dijo...

Un abrazo, Manuela. Pasaba a saludarte. Que estés bien.

JuanSecaira dijo...

Hola Manuela:
muy sentidos versos; la realidad sin lugar a dudas es peor que todo lo demás. A pesar de la calidez de algunas voces.
saludos

aloha-from-joan dijo...

hola bella amiga manuel, sigo pasando por aqui,
te mando slaudos y espero poder seguir comunicados
joan